martes, 28 de enero de 2014

STONER de John Williams

  STONER

  John Williams publicó esta novela en 1965. En ella nos describe la vida de un profesor de la universidad de Misuri (Columbia). La vida de este personaje anónimo  nos conmoverá desde la primera hasta la última página

  Personajes: Stoner, Edith, Grace, Finch, Katherine Driscoll, profesor Lomax.

  FICHA:

  Editorial:  Baile del sol
  Formato:  Tapa blanda
  Año:         2013
  Páginas:    246
  Precio:      15,60 euros
  Traductor: Antonio Díez Fernández

  Ante todo lo primero que queremos hacer es dar las gracias a la editorial Baile del Sol por haber sacado a la luz esta maravillosa novela que tantos años ha estado en el más absoluto anonimato. Una pena que después de su arriesgada apuesta otras editoriales se hayan subido al carro y se hayan hecho con otra de las grandes novelas de John Williams: "Butcher´s Crossing" ya que solo por el riesgo corrido merecía haberla publicado Baile del Sol, pero ya sabemos como se mueve el mercado editorial.
  En cuanto a la traducción felicitar a Antonio Díez Fernández porque la sencillez de las palabras y frases no se han perdido en ningún momento, transmitiéndonos en todo momento lo que Williams pretendía.

  En cuanto a lo que nos ocupa nos encontramos ante una de esas novelas que una vez leídas  nunca podrás olvidar y por ello no dejarás de recomendar a familiares y amigos a pesar de que John Williams  no nos narra la vida de un gran personaje, ni nos describe una gran historia de amor, ni tan siquiera las aventuras de un personaje intrépido. No, Williams tiene la capacidad de engancharnos a su novela contándonos la vida de un personaje anónimo que parece no tener nada  interesante que contarnos.

  La novela está formada por 16 capítulos en los que en ningún momento se aprecian altibajos narrativos. En los primeros capítulos J.Williams nos describe la vida monótona y dura que lleva un granjero americano de principios del siglo XX utilizando unas descripciones tan geniales como la que sigue:

  "Su padre se levantó de la silla. Miró sus dedos gruesos, callosos, los surcos en los que la tierra había penetrado tan profundamente que no se podían lavar".

  Solo hay un capítulo en el que nos describe la vida de Stoner en la granja pero es suficiente para que comencemos a entender la personalidad que se está formando en él. Una persona que vive en el campo sabe que la cosecha se le puede arruinar con un temporal que llegue de improviso, pero eso no evitará que al día siguiente de la catástrofe se levante y vuelva a su trabajo. Stoner será así en su vida, tendrá muchos problemas pero nunca los verá como tales sino como acontecimientos que tienen que suceder y sobre los que hay que reponerse. Stoner en resumen será como la caña de la fábula de Esopo.

  A partir de este momento con una personalidad medio forjada Williams nos narrará el acceso a la universidad del protagonista. En la universidad tendrá dos amigos que influirá de alguna forma en su vida Masters y Finch. Estados Unidos entra en guerra con Alemania (estamos en plena I Guerra Mundial) y mientras sus amigos y muchos otros alumnos deciden alistarse, Stoner prefiere quedarse en Columbia no por cobardía sino por esa apatía, ese desdén que tiene hacia lo que lo rodea .



  A partir de ahí tenemos el breve noviazgo y boda con Edith que supondrá definitivamente el hecho de que Stoner no alcance la felicidad. Es una relación más destructiva que otra cosa y por momentos parece que Edith no está muy bien de la cabeza. Y ello puede ser por una razón que nos deja entrever Williams: los posibles abusos que sufriera Edith por parte su padre que se ponen de manifiesto cuando el padre de ella muere. En ese momento Edith quema todo lo que recuerde a su padre. De esta manera podríamos entender los motivos que llevan a Edith a separar a Grace (su hija) de Stoner, pues en su subconsciente subsisten los hechos que sufrió en su infancia.

  En estos primeros siete capítulos hay muchos momentos que parecen enlazar con la gran obra de John Steinbeck "Las uvas de la ira", el duro trabajo en la granja, los sentimientos del agricultor hacia la tierra, incluso en la forma de contarlo podemos vislumbrar esas conexiones entre Williams y Steinbeck.

  Hasta el capítulo 8 la narración se centra en esa relación para a partir del 9 y hasta el 11 asistir a los que en mi opinión son los capítulos mas entretenidos y que más enganchado a la novela te mantienen. En ellos nos encontramos a un Stoner que muestra su carácter ante el profesor Lomax (que será el nuevo jefe de su departamento), porque Lomax quiere que apruebe a un alumno suyo sin que éste lo merezca. Aparecen esos rasgos que ya comentábamos al principio de la reseña de persistencia ante una idea aun sabiendo que a corto plazo ésta le va a costar caro. La firmeza de Stoner en sus principios hace que el lector se posicione una vez más en su favor.



  En los capítulos 12 y 13 Stoner alcanza por fin la felicidad, y todo gracias a Katherine Driscoll, profesora asistente que estudia también en Columbia. Con ella entablará una relación pero ante los rumores y las presiones de Lomax...
  En estos capítulos John Williams hace hincapié en el amor con sentencias como la que sigue:

  "William Stoner aprendió lo que otros, mucho más jóvenes, habían aprendido antes que él: que la persona que uno ama al principio no es la persona que uno  ama al final, y que el amor no es un fin sino un proceso a través del cual una persona intenta conocer a otra".

    Los tres últimos capítulos cierran el círculo de la novela en todos los aspectos. Por un lado Stoner sale victorioso ante Lomax; por otro Grace (su hija, manipulada por su madre con tal de que no tuviera una buena relación con su padre) abandona la casa (quizá de la misma forma que lo hizo su madre cuando se casó con Stoner, solo por perderlos de vista); y por último para que la novela sea perfecta Williams nos describe los últimos días de Stoner en la universidad.

  Puede parecer que he destripado algo la novela pero realmente lo que he contado no es nada con lo que podéis encontrar en ella al leerla; es conmovedora desde la primera hasta la última página; es una oda a los valores que se están perdiendo como el esfuerzo o  la defensa de los principios; simplemente es genial.

  Un último apunte para quien dude de su lectura; a parte de Vila-Matas, Tom Hanks o Ian McEwan (parece extraño unir el nombre de Vila-Matas al de Hanks pero tampoco tenía ganas de buscar muchos más nombres) periódicos como The Telegraph o The Guardian lo aclamaban como mejor libro del 2013 (ya ven que "Stoner" alcanzó el éxito muy tarde) y la web especializada en libros en Reino Unido, Waterstones,       -una especie de Casa del Libro, o Fnac- la premió también como la mejor novela del año; y por si fuera poco logró ser la novela más vendida en 2013.

  Este libro nos demuestra que para escribir una buena novela no hace falta tener una buena historia sino escribirla desde el corazón.