domingo, 12 de marzo de 2017

LOS DIEZ DE 2016



  Con un poco de retraso (3 meses nada más) y aprovechando que hace una semana se entregaron los Óscars, hoy presento mi pequeña lista de los mejores libros que leí en 2016 y la de aquellos que más me decepcionaron.

  Esta novela de John Fowles merece mucho la pena. Un "colgao" tímido que se enamora de una pelirroja algo repelente y como no sabe como enamorarla - la timidez y tal- pues decide secuestrarla.

  Alfred Hitchcock la habría filmado y firmado si hubiera podido, se le adelantó el bueno de William Wyler.

  Suspense Cien por Cien.  Aquí pueden leer más sobre la película y la novela.





  Una pequeña joya escrita por Raphael Jerusalmy "Salvar a Mozart". Un preso por los nazis se venga de la incultura de estos aprovechándose del festival de música Festpiele que se celebra en Salzburgo.

  Duro incluso con mitos de la música como Von Karajan, Karl Bohm o Schneiderhan a los que acusa casi de colaboracionistas nazis.

  Joya. Aquí pueden leer algo más.





  Novela de fácil lectura, entretenida, con grandes dosis de humor e intriga.
  Israel Zangwill nos muestra un asesinato al que la policía inglesa no encuentra solución. Nos recuerda a Poe o Conan Doyle.

  No dudo en recomendarla.

  Aquí pueden leer más






  Tanpinar nos lleva en esta novela - Paz- a un bello recorrido por la ciudad de Estambul en los años anteriores a la II Guerra Mundial.

  Escritura pulcra y sencilla.

  Aquí pueden leer más sobre la novela.






Uno de los grandes desconocidos de nuestra literatura y que sin embargo fue un best seller a principios del siglo XX en Estados Unidos. Novela ambientada en la I Guerra Mundial que nos narra con todo el dramatismo y realismo la dureza del conflicto bélico que asoló al continente europeo.

  Por cierto no olviden que la novela fue encargada por el presidente francés Poincaré por lo que evidentemente hay grandes dosis de propaganda pro francesa.
  Pueden leer más aquí.




  Poco puedo decir de esta novela que no hayan leído o escuchado hasta ahora. Voy con retraso y por ello de ésta aún no hice una pequeña reseña. Próximamente aparecerá por el blog.

  Como adelanto: traición, venganza, asesinatos e historias de amor. Alejandro Dumas en estado puro.





  La primera novela que leo de Gaddis y me ha fascinado. Un gran sentido del humor en una trama que llega a ser por momento absurda - el protagonista se denuncia a si mismo porque se le olvidó poner el freno de mano mientras estaba toqueteando el coche-. El mismo protagonista que denuncia a un director de cine por plagiar una obra de teatro suya que nunca fue publicada, y que quiere denunciar todo lo que se le ponga por delante - de ahí el título de la novela-.

  Muy buena novela aunque hay que armarse de paciencia para leerla.
  Aquí podéis seguir leyendo algo sobre la novela.



  El Premio Goncourt suele ser garantía de calidad, algo que en España ocurre con el Herralde -al menos en mi opinión-. Lydie Salvayre lo obtuvo en 2014 narrando los hechos sucedidos en agosto de 1936 en Cataluña tras el inicio un mes antes de la Guerra Civil española.

  Gran novela que debéis leer. Aquí podéis leer más de ella.






  No me gustó demasiado "El Corazón de las tinieblas" que le vamos a hacer, pero Joseph Conrad me ganó con esta novela corta: "El Duelo". Dos soldados del ejército napoleónico llevan hasta el final de sus vidas un enfrentamiento que realmente no tiene un origen muy claro.

  Joya infravalorada. Leánla.





  Y para terminar la lista "El propietario" una de las novelas que forman La Saga de los Forsyte. de John Galsworthy. Ambientada en la época Victoriana nos narra la vida de una familia de la clase media alta británica que parece vivir en la felicidad hasta que todo se rompe -incluido un matrimonio-.

  De esta novela también me falta la reseña, que espero publicar pronto -el trabajo se acumula-






  En cuanto a las decepciones os dejo la lista:

  La Ofensa de Ricardo Menéndez Salmón

  Los Caprichos de la Suerte de Pío Baroja

  Sonata de Primavera  de Valle Inclán

  El Reino de Emmanuel Carrere

  Giles, el niño cabra  de John Barth

lunes, 27 de febrero de 2017

NO VOY A PEDIRLE A NADIE QUE ME CREA de Juan Pablo Villalobos


  Después de unos meses sin escribir en el blog, volvemos hoy a la carga con la novela ganadora del Premio Herralde 2016 "No voy a pedirle a nadie que me crea" del mejicano Juan Pablo Villalobos.

  Lo primero que quiero hacer es dar las gracias al programa de TVE "Página Dos" porque si me acerqué a la lectura de esta magnífica novela fue gracias sobre todo a este programa emitido el pasado 28 de enero (si no recuerdo mal). La entrevista con Juan Pablo es entretenida, didáctica, ágil y centrada en la novela; por si queréis disfrutarla os dejo el enlace de la entrevista a Juan Pablo Villalobos.

  Centrándonos en la novela hay que destacar que nos encontraremos con cuatro narradores distintos: el protagonista Juan Pablo, su madre (a través de las cartas que escribe a su hijo) y su novia Valentina (que escribe un diario mientras se encuentra en Barcelona con Juan Pablo) y el primo (quien le envía unas cartas desde Méjico).

  Juan Pablo como personaje tiene varios rasgos de su propio autor como por ejemplo el doctorado que realizan ambos en Barcelona, sus viajes por México o el conocimiento de varios escritores que utiliza el autor en su tesis y que son los mismos que el personaje va a estudiar, pero quizá me esté yendo por las ramas. Vayamos por partes: la trama de la novela se centra en Juan Pablo un joven mejicano que se va a ir a Barcelona a hacer una tesis doctoral de literatura y que se ve envuelto en un embrollo gordo por culpa de su primo -otro joven mejicano que quiere hacerse rico de la manera más rápida posible sin tener que doblar el espinazo, y no ve otra forma de hacerlo que tratando con la mafia mejicana-. El caso es que Juan Pablo se ve obligado a trabajar para este grupo sin saber exactamente el fin que estos persiguen pues las informaciones le van llegandole gota a gota a través de "el licenciado" quien parece ser el jefe, y sus subalternos el chino, Chuky y el pakistaní.
  Su estancia en Barcelona se hace complicada porque toda su vida va a estar determinada por las órdenes del licenciado, de esta manera cambia el tema de su tesis doctoral, o se ve "obligado" a realizar un trío con su novia y la hija de un importante hombre de la burguesía catalana. Y la chica tiene que estar buena porque Juan Pablo lo disfrutará con todas sus ganas...
  Encontramos grandísimos momentos humorísticos en la novela como por ejemplo el que encontramos en la carta que la madre le envía a Juan Pablo para describirle la noche de fin de año que tuvo que "sufrir" en casa de sus cuñados; pero a la vez el trasfondo de la novela es trágico porque nos encontramos ante unos personajes que desde el inicio de la novela saben cual va a ser su destino, y como el recorrido de estos meses les muestra la violencia, el asesinato, la corrupción política y policial e incluso el racismo.

  Si a todo esto le unimos la mención a escritores como Bolaños y "Los Detectives Salvajes"- novela que leía Valentina durante su estancia en Barcelona y que nos puede dar una pequeña idea de lo que puede acabar sucediendo-, o a músicos como Maná con una supuesta canción que realmente no escribieron "Cruza la calle de la esperanza" el resultado es que el lector encuentra verosímil cada una de las absurdas escenas que nos encontramos a lo largo de la novela, pues ¿no es España un país corrupto en casi cualquier ámbito de la vida cotidiana?

  Una gran novela que debéis leer a toda costa. Por cierto soy reacio a leer novelas premiadas pero hay que tener en cuenta que hay premios y Premios, quizá diga una barbaridad pero no es lo mismo un Planeta que un Herralde -prefiero un millón de veces leer los ganadores del Herralde cuya calidad literaria es infinitamente superior a los "comerciales" Planeta-; y ésta novela es una clara demostración de lo dicho.

miércoles, 21 de diciembre de 2016

EL EVANGELISTA de Adolfo García Ortega



El Evangelista de [García Ortega, Adolfo]
La nueva novela de Adolfo García Ortega es entretenida a pesar de que el tema que trata ya ha sido bastante trillado por autores como JJ Benítez y su archiconocido y bestseller "Caballo de Troya".
  La trama es sencilla, el autor nos describe la vida de un tal Yeshuah "el visionario" (Jesús para los cristianos) e Iskariot Yehudá (Judas Iscariote) auténticos fundadores de un movimiento religioso que iba a poner en jaque al imperio romano.
  Puede resultar polémico porque la inventiva del autor nos lleva a conocer que el auténtico líder del movimiento iba a ser Iskariot y no Yeshuah pero gracias al carisma del segundo Iskariot acaba rindiéndose a éste e inicia un proceso de divinización de su compañero: Milagros que realmente no lo son, palabras ambiguas que Iskariot retuerce para demostrar la cuasi divinidad de Yeshuah; un prefecto -Poncio Pilatos- que no va a permitir un levantamiento en un territorio tan hostil como Palestina; una división del mundo judío que los lleva a enfrentarse entre sí y a buscar alianzas insospechadas (fariseos, saduceos, esenios, zelotes, samaritanos...) son algunos de los elementos que forman esta novela. Luego para darle cierto toque  "Dan browniano" tenemos las típicas historias de la relación que mantuvo Yeshuah con una prostituta (que al final de la novela aparece bajo la cruz con un niño en brazos), o el matrimonio del propio Yeshuah con otra mujer; la "auténtica" historia del nacimiento de Yeshuah donde no hay ninguna virgen...
  Una novela entretenida para pasar un buen rato en estas navidades.

jueves, 3 de noviembre de 2016

EL COLECCIONISTA de John Fowles



    Una pregunta que los aficionados a la lectura y al cine se suelen hacer es ¿qué hago, veo primero la película o leo la novela? También cabe otra pregunta que hacerse para aquellos que van un poco ajustados de tiempo y no quieren perderlo y por ello tienen la duda de ¿será mejor la peli o el libro? A la primera pregunta yo siempre respondo que mejor leer primero la novela pues en tu cabeza imaginas los rostros de los personajes, sus modos de actuar y sobre todo porque suelen ser mucho más detallistas que las  películas que suelen tener una duración que oscila entre los 90 y 120 minutos. Después de leer la novela ves la cinta y podrás rellenar aquellas lagunas que ésta tenga respecto al escrito, incluso en alguna de ellas te darás cuenta de algunos detalles que durante la lectura no percibiste.
  A la segunda pregunta por regla general respondo que siempre es mejor la novela que la película pero eso no quita que haya honrosas excepciones como “El Nombre de la Rosa” o “El Padrino” en las que las cintas al menos son tan buenas como las novelas.
  Aquí vamos a escribir sobre la versión cinematográfica que hizo Willliam Wyler (1965) de “El coleccionista” de John Fowles (1963). En mi caso para no ser incongruente con lo que predico decidí leer primero la fabulosa novela del escritor inglés. “El Coleccionista” fue su opera prima y en ella ya mostró todo lo que tenía que ofrecernos.
  El argumento de la novela es sencillo: un hombre que no es capaz de adaptarse a la sociedad (quizá porque ésta también lo excluye debido a sus rarezas) se enamora de una chica. Además le toca la lotería (hasta ahí todo bien) pero en su mente retorcida decide secuestrarla, encerrarla en un sótano y dejarla allí hasta que ésta se enamore de él, algo que él cree que sucederá en menos de un trimestre.
  Como vemos el argumento da efectivamente para un buen guion de cine, creo que hasta el compatriota de Fowles , Alfred Hitchcock lo firmaría.
  Pero ¿qué es lo que realmente hace magnífica la novela y lo que la diferencia del film de Wyler? Su estructura. Ésta tiene tres partes claramente diferenciadas. En la primera el narrador es el secuestrador que se presenta a él mismo como una persona dulce, cariñosa, incomprendida y sufridora (en resumen, parece presentarse como la víctima de una sociedad que no lo quiere). A la chica nos la presenta por el contrario como una persona de clase alta (quizá algo snob), con fuerte carácter e inteligente.
  En la segunda parte la narradora de la historia es la chica. Ella nos presenta a su secuestrador como un psicópata, un enfermo que no sabe lo que hace; mientras que ella sorprendentemente sigue apareciendo como una chica algo altiva aunque mucho más débil a como nos la quería presentar el secuestrador; y muy culta (como nos muestra por ejemplo en las discusiones que mantienen sobre Arte o sobre la novela de Salinger “El Guardian entre el Centeno”).
  En la tercera parte el narrador vuelve a ser el secuestrador, por lo que volvemos a un enfoque similar al de la primera parte.
  En la película William Wyler utiliza solo un par de escenas para que veamos las diferencias sociales entre ambos protagonistas. En la primera vemos el trato grosero que los compañeros de trabajo dan a Fredd (se burlan de él debido a su gusto por la colección de mariposas); mientras que en la segunda escena (la de presentación de Miranda) la protagonista aparece rodeada de chicos y chicas que salen de la facultad.
  La estructura de la novela es importante respecto a la cinta cinematográfica porque Wyler tiene muchas dificultades para plasmarla por lo que finalmente ésta no aparece en la misma. Tenemos que tener en cuenta que en la primera y segunda parte de libro aparecen narrados los mismos hechos pero descritos desde dos puntos diametralmente opuestos (es por ello por lo que prefiero la novela a la película).

  Hay otro aspecto que no aparece tan claro en el film, quizá porque Wyler prevenido de la polémica que éste suscitó entre la crítica decidió darle menos –o ninguna- importancia. Estoy hablando de la lucha de clases. Podrán decir ¿qué tiene que ver que un loco enamorado secuestre a una chica con Marx y las clases sociales?  Bien, la crítica arreó duramente a Fowles porque nos presentó a un inculto, hombre perteneciente a la clase media baja como “verdugo” y a una chica, culta y de clase alta como “victima”.  Vaya, una lucha entre ricos y pobre. Fowles se defendió comentando que eso no es lo que defendía en su novela sino que cualquier persona perteneciese a la clase social que fuese tenía como derecho fundamental el de la educación puesto que de esta forma podríamos librarnos de personas que por carecer de dicha educación fuesen un peligro real para la sociedad. Recordemos que el libro lo escribió en 1963 cuanto el porcentaje de escolarización obligatoria era mínimo si lo comparamos con la actualidad.
  Esta crítica se produce el  mismo año (1963) en el que Joseph Losey estrena su film “El Sirviente” donde ya se aprecia esa dicotomía clase baja-alta (el mayordomo que acaba por dominar al señor al que sirve). 
  Un aspecto que en cambio está muy bien trabajado por Wyler es  la importancia que le da al hobby de Fredd (que así se llama el protagonista): coleccionar mariposas. Y me gusta porque en esta ocasión la imagen sirve de mucho para que el espectador comprenda la metáfora que nos presenta Fowles: para Fredd tener secuestrada a Miranda (la protagonista) se trata de algo tan fútil pero tan bello como lo es el coleccionar mariposas. Las similitudes son claras: Miranda= mariposas, sótano=vitrina y lo único que no cambia es él que disfruta admirándolas. El protagonista no lo ve como algo malo (el secuestro) sino algo que con el paso del tiempo se acercará al concepto de belleza que él tiene.
  Otro aspecto importante es el motivo por el qué Wyler se decanta por adaptar la novela de Fowles. Si exploramos en su filmografía comprobaremos que aparecen con anterioridad algunas cintas que nos muestran algunos esbozos que encontraremos en la novela. Por ejemplo en la película “La Heredera”  (1949) Wyles nos muestra a la protagonista encerrada en su mansión, en un ambiente claustrofóbico, y de la que no quiere salir porque quien está a fuera quiere acabar con ella. En este caso la mansión se convierte en la fortaleza que la debe salvar, más que en una cárcel en la que sufrir.
  También se inspiró en la película estrenada en 1960, “El fotógrafo del  pánico” de Michael Powell donde el protagonista (otro psicópata) es presentado como un hombre débil, indefenso y afable. Además realizó el film en color para intensificar el horror de lo narrado; este punto es importante porque Wyler en un primer momento tenía pensado realizar la película en blanco y negro pero después se convenció que en color obtendría un mayor dramatismo aprovechando sobre todo la piel blanca y el color de pelo rojizo de la protagonista.
  En mi opinión nos encontramos ante dos obras maestras porque se complementan a la perfección, con unos personajes perfectamente trabajados tanto por el escritor como por los actores que les dan vida en la cinta; con unas imágenes que nos ayudan a entender mejor la novela y por qué no decirlo con una banda sonora excepcional que consigue que el espectador viva con el mismo suspense la acción que el lector que no puede dejar de leer a Fowles.
  Dos obras maestras que hay que leer, ver y disfrutar.

miércoles, 26 de octubre de 2016

EL DUELO de Joseph Conrad




  "El Duelo" es un relato o novela corta escrita por Joseph Conrad en 1907. Lo primero que quiero decir es que a diferencia de "El Corazón de las Tinieblas" esta novela me gustó de principio a fin.

  El contexto en el que se inicia la historia es el de las campañas napoleónicas donde el ejército francés poco a poco, se está adueñando de una Europa en la que nadie puede resistirse al genio militar de Napoleón. En este ejército se encuentran nuestros dos protagonistas D´Hubert y Feraud, ambos tenientes del ejército francés pero que son muy distintos entre sí. El primero del norte de Francia, hombre mesurado, moderado y muy racional; el segundo es sureño y por tanto pasional e impulsivo. Por si fuera poco en lo físico también son muy distintos pues uno es alto y rubio y el otro bajo y moreno. Además políticamente tampoco coinciden pues mientras que Feraud es un ferviente partidario de Napoleón, D´Hubert se decanta por servir a quien toque sin ningún tipo de apasionamiento.
  El problema entre ambos surge cunado D´Hubert tiene que ir a arrestar a Feraud porque en los días previos cometió una falta disciplinaria. En este momento el impulsivo y arrogante Feraud  toma este hecho como una afrenta y decide retarlo a un duelo sin tener en cuenta que D´Hubert solo cumplía órdenes de sus superiores. El caso es que tras varios duelos, por una razón u otra siempre salvan la vida por lo que en cuanto se vuelven a ver deciden batirse; bueno realmente es Feraud el que tiene entre cejo y cejo acabar con la vida de su contrincante y el que jamás olvida esa afrenta que realmente nunca sucedió.
  Un detalle que no se nos debe escapar es que Conrad nos presenta con meridiana claridad la importancia que por aquellos años tenía el concepto de honor, un concepto tan importante para las personas que pertenecían al ejército que eran capaces de vivir solo por el hecho de restaurar ese honor perdido aunque para ello tuvieran que esperar décadas. Si lo pensamos bien esta defensa del honor nos puede recordar a la que a lo largo de los siglos XVI y XVII se dio en los ejércitos españoles que se batían en buena parte de Europa
  Dentro del ejército las figuras de estos dos personajes, que por cierto van ascendiendo hasta llegar a convertirse en generales, se convierten en leyenda y como tales van a tener a sus fieles defensores que provocarán que la rivalidad entre los dos viejos enemigos no solo nunca desaparezca sino que incluso se avive.

  Por último resaltar la forma tan deliciosa que tiene Conrad de mantener al lector atento a los acontecimientos; nos mantiene alerta, y en algunos momentos casi desesperados por conocer quien resulta vencedor de dicho duelo final

  Como escribía al principio novela excelente.


miércoles, 19 de octubre de 2016

EL DOBLE de Fedor Dostoievski





  "El Doble" es la segunda novela que escribe F.Dostoievski tras la publicación de "Pobres Gentes". La obra no fue muy bien acogida porque parecía ser un "plagio" de "El Capote" de Nicolai Gogol, pues el argumento se basa en un funcionario público que es aplastado tanto por la maquinaria del estado como por las clases superiores de la sociedad rusa.

  El protagonista, Goliadkin, es presentado desde un primer momento como una persona enferma, casi excluida socialmente (sus compañeros se ríen de él constantemente), insegura y acomplejada. Su inseguridad es tal que para tomar cualquier tipo de decisión puede tardar horas y cuando finalmente la toma se arrepiente en menos de diez segundos. Una persona que reúne estos rasgos  atrae inmediatamente la atención del lector que empatiza con él e inmediatamente se pone de su parte.
  La soledad en la que vive unido a esa enfermedad que parece tener, llevan a Goliadkin a buscarse un amigo (invisible): su doble. Lo que podría parecer una forma de autoayuda acaba convirtiéndose en una terrible amenaza para nuestro protagonista quien ve en ese otro "yo" a una persona que quiere arrebatarle lo poco que tiene, incluido el trabajo. Y es que ese "suplantador" engatusa rápidamente a los superiores de Goliadkin haciéndolo caer en desgracia.

    Algunos críticos ven similitudes entre esta obra y el "Doctor Jekyll y Mr. Hyde" de Stevenson pues encontramos dos personalidades en un ser, ambas diametralmente opuestas; en mi opinión la diferencia estriba en que mientras en la obra de Stevenson cuando vive Jekyll no lo hace Hyde y viceversa, en la de Dostoievski los dos "yos" conviven a lo largo de la obra y son conscientes plenamente de los actos que hacen cada uno de ellos por lo que el sufrimiento del verdadero yo (Goliadkin) es muchísimo mayor al que siente Hyde.

  Lo que si es evidente es que desde sus primeros escritos Dostoievski se preocupa por mostrarnos en sus personajes esas luchas existenciales tan características en sus obras ("Memorias del Subsuelo" , "Crimen y Castigo" o "Los Hermanos Karamazov") y que lo hacen aparecer como el padre del existencialismo .

  Por último me gustaría recomendar la película "El Doble"  estrenada en 2013 y protagonizada por Jesse Eissenberg. Si no quieren leer la novela de Dostoievski al menos vean la película, seguro que después querrán saber más sobre el libro del genio ruso.

martes, 11 de octubre de 2016

LA IGNORANCIA de Milan Kundera








  "La Ignorancia" fue escrita por Milan Kundera en 1999, en ella trata el tema de la emigración tan importante en su país de origen (antigua Checoslovaquia y actual Rep. Checa). El punto de partida de esa inmigración es la llamada Primavera de Praga (de la que trata su novela más célebre "La Insoportable Levedad del Ser") movimiento político que intentó llevar a cabo un socialismo sin estar bajo la tutela de la URSS. Podemos imaginar como sentó este movimiento a los soviéticos y las medidas que tomarían para sofocarlo...
  El caso es que Kundera partiendo de este acontecimiento inicia una novela en la que después de que los emigrantes pasasen más de 20 años en otros países deciden volver a su país natal. Y aquí es donde Kundera nos muestra el paralelismo entre sus protagonistas con Odiseo, Entre otras muchas referencias nos indica que Odiseo vuelve a su casa, Ítaca, y allí se da cuenta que nadie le pregunta por sus aventuras vividas a lo largo de tantos años sino que más bien le informan de todo lo sucedido en su tierra natal -de esa forma Odiseo acaba con su "ignorancia" de lo ocurrido durante su ausencia- siendo este acto similar al que sufren los emigrantes checos cuando vuelven a sus casas.

  Se puede interpretar que  los personajes no tienen miedo a volver por el rechazo que puedan sufrir sino que lo tendría por tener que retomar una vida a la que le dieron de lado voluntariamente y a la que no quieren volver. En este sentido encontramos un párrafo muy interesante en el que Kundera indica que los que no emigraban, al encontrarse con estos personajes que vuelven, quisieran amputarle esos años que éstos estuvieron en el destierro. Y para ello utiliza la siguiente metáfora:

 "es como si cortaran el trozo de pierna que va desde la rodilla al pie y cosieran unidas estas dos. O como si amputaran el antebrazo y cosieran la mano al codo".

  Los protagonistas no se exilian por motivos políticos y por tanto de manera obligatoria -para salvar sus vidas de la represión comunista- sino que lo hacen para rehacerlas aprovechando la coyuntura (la invasión soviética de 1968 de Praga). Los protagonistas  vuelven a su país más que por necesidad -de querer morir en la tierra en la que nacieron y crecieron- por la obligación "moral" que le impone el entorno y la sociedad que lo ha acogido (la parisina). Ellos quieren romper con todo lo anterior, pero una vez que vuelven a Praga se dan cuenta que de nada sirvió el exilio y por ello deciden  volver a Francia.

  Definitivamente Kundera me tiene cautivado, me gusta su estilo, sus personajes, sus descripciones, el ritmo que impone a sus novelas (lentas pero sin hacerse pesadas) y la carga crítica que encontramos en cada una de sus novelas.

  Imprescindible