viernes, 13 de diciembre de 2013

BAILÉN. EPISODIOS NACIONALES de Benito Pérez Galdós

  Bailén

  Cuarta novela de los Episodios Nacionales. En esta novela Galdós nos describirá la batalla que enfrentó a los ejércitos españoles y franceses y que supuso la primera derrota de Napoleón en Europa.

  Personajes: Gabrielillo, Inesilla, Don Diego de Rumblar, Santorcaz.

FICHA:

Editorial:  Destino
Formato:  Tapa Dura
Año:         2005
Páginas:  117 páginas
Precio:     30 euros

  Esta cuarta novela nos deparará varias sorpresas pero vayamos desvelándolas poco a poco.
  La novela comienza mostrándonos a un Gabrielillo que se recupera de las heridas sufridas en el fusilamiento del 3 de mayo (ya sabíamos que se salvaba puesto que el narrador de la novela es el propio Gabriel). Descubre que Inesilla ha marchado a Córdoba con su madre Amaranta de manera que sin pensarlo dos veces marcha hacia Andalucía.
  En estos momentos los acontecimientos históricos cobran una importancia especial y pasan a ser el tema principal de la novela; en primer lugar comienza Galdós a explicarnos el funcionamiento de España a través de las Juntas Provinciales. España tras las abdicaciones de Bayona de Carlos III y su hijo y Príncipe de Asturias Fernando en la persona de Napoleón queda sin un gobierno efectivo de manera que se empiezan a formar Juntas Locales que tomarán el poder. Estas no estarán formadas de manera democrática. Su principal objetivo será mantener el orden e iniciar un proceso de independencia respecto a Francia. Estas Juntas Locales acabarán por enviar representantes a una entidad superior:la Junta Provincial, que les permitirá una mayor coordinación en el esfuerzo bélico frente al enemigo. Finalmente los representantes de estas Juntas Provinciales formarán parte de la llamada Junta Suprema Central que será quien tenga el poder real en España, mientras que José Bonaparte (hermano de Napoleón y elegido por este para llevar la corona española) apenas podrá imponerse en la España controlada por los franceses.

  Cuando se produce la batalla de Bailén, tal y como comenta Galdós, el grueso de las tropas españolas se encuentran en el sur, donde aún los franceses no se han hecho fuertes de manera que resulta evidente que el primer gran enfrentamiento ha de producirse en Andalucía. Galdós nos muestra que realmente Bailén no iba a ser el escenario de la contienda puesto que lo que esperaban españoles y franceses era que se produjera en Andujar o aledaños. El caso es que en la ciudad jiennense se producirá el enfrentamiento en los que los ejércitos estaban formados por: (cuadro extraído de la web www.grandesbatallas.es)


  La superioridad numérica española era evidente pero es cierto que los franceses estaban mucho mejor organizados, entrenados y eran más experimentados en el combate. Aún así la victoria cayó de lado español propinando al ejército napoleónico la primera derrota en Europa.

  Fue un día muy caluroso, la temperatura rondaría los 40ºC de manera que era preciso hacerse con la noria que había en la zona y la toma de esta nos la describe Galdós de manera excelente. Los españoles sabían que la tomaban o morirían  bien de sed bien a manos de los franceses.




  Centrándonos en la novela hay momentos magníficos en la novela que no tienen que ver con la batalla, como aquel en que describe el paisaje manchego mientras Gabrielillo y Santorcaz viajan de Madrid a Córdoba. Aquí nos dice lo feo que era el paisaje en cuanto a lo estético por los grandes llanos que veían pero por otro lado reconocía que había algo especial en ese paisaje que Don Quijote había hecho famoso. Y justo cuando acaba esa descripción con referencias a la obra de Cervantes, Santorcaz se convierte en el protagonista de la obra de Cervantes y cree encontrarse en Austerlitz en lugar de Puerto Lápice. Todo magníficamente hilvanado de manera que lo lees y es una auténtica delicia.

  Y la gran sorpresa que nos depara Galdós... ¿Quién es el padre de Inesilla? Pues si nos lo desvela cuando Gabrielillo se encuentra en mitad de la batalla de Bailén. Allí encuentra unos papeles en el caballo de Santorcaz ... y ya os podéis imaginar quien es el padre!

  También nos narra Galdós aunque brevemente la guerra de guerrillas que hacían los españoles. Una táctica muy antigua utilizada ya en la Península Ibérica en tiempos de Viriato (lusitanos contra Roma), y que destrozaba la moral francesa.
  Lo interesante de esta táctica es que los franceses nunca estaban tranquilos por lo que en cualquier población ocupada debían salir en grandes grupos si no querían caer asesinados por un tabernero, una panadera, o una emboscada.

  Otro tema que toca Galdós es la crítica al Antiguo Régimen esta vez lo hace a través del afrancesado Santorcaz y su pupilo el aristócrata (e inconsciente) Don Diego de Rumblar, pues defienden entre otras cosas las desamortizaciones, o el fin de las vinculaciones patrimoniales (llamadas mayorazgos). El mayorazgo para quien no sepa lo que es, era una institución antiquísima que consistía en que el primogénito de la familia noble era quien heredaba el patrimonio familiar. Ëste no podía dividir, vender, ni enajenar en ningún momento ninguna de las propiedades incluidas en el mayorazgo puesto que ese patrimonio era de la familia y no personal. Solo podía venderse con el permiso del rey. ¿Qué tenía de malo esta institución? Primero y fundamental evitaba la inversión en industria puesto que las familias nobles sustentaban su patrimonio en la posesión de la tierra; desde el momento que no la pueden vender para obtener un capital con el que invertir el país se retrasará industrialmente siendo este uno de los principales puntos que provocaron que la Revolución Industrial llegará a España a finales del siglo XIX y principios del S.XX.
  Y es que a lo que estamos asistiendo en estos momentos es al final del Antiguo Régimen en España:

  "- Pues si los españoles- continuó luego Santorcaz- pueden hacer lo que están haciendo, ¿no pueden también decir el día de mañana: "Vamos, no queremos que haya más Inquisición, ni más vinculaciones...?", pongo por caso... O que digan  "En lugar de mil conventos, que haya tan solo la mitad, con lo cual basta y sobra", o "No me da la gana que haya diezmos..."
  - Eso si que estaría bueno -dijo Marijuán-"

  Y como este decenas de ejemplos encontramos en la novela. Lo que demuestra que Galdós no solo quería entretenernos con unos diálogos llenos de humor e ironía, sino que además pretendía hacer crítica de lo que sucedió en España a principios del siglo XIX.

  Por último indicar una similitud que encuentro entre Galdós y Tolstói al socaire de lo mencionado anteriormente, y es la concepción que ambos tienen de la historia. Es evidente en Bailén que para Galdós los sucesos ocurren en muchas ocasiones por casualidades más que por la genialidad de un General. Así nos explica como en teoría el conflicto debía producirse en las cercanías de Andújar pero una serie acontecimientos provocaron que finalmente el encuentro se produjera en Bailén; algo muy parecido a lo que nos dice Tolstói en Guerra y Paz cuando nos describe los prolegómenos de la batalla de Borodinó.
  Podrán decir que tanto Tolstói como Galdós solo describen lo acontecido pero tenemos que tener en cuenta que desde mediados del siglo XIX la historiografía (concretamente el positivismo) y defendía a capa y espada que lo que ocurría en la historia lo hacía gracias a los actos de los grandes personajes, y la gran mayoría de los literatos de la época apoyaban esta teoría.
  Además cuando leemos a Galdós apenas se hace referencia al General Castaños o a los otros grandes generales españoles y franceses. Toda la acción la protagonizan los soldados de a pie y son ellos los que ganan o pierden una batalla.

  Magnifica novela de Galdós.