domingo, 23 de junio de 2013

EL EXTRANJERO de Albert Camus

EL EXTRANJERO

  Escrito por Albert Camus (1913-1960) fue publicada en 1942. Está considerada entre las 100 mejores novelas del siglo XX según Le Monde.
  Personajes: Meursault, Marie, Celeste, Salamano, Raymond, Masson, Juez.


  FICHA

  Editorial:      Alianza
  Formato:      Tapa dura
  Año:            2013
  Precio:         22 euros
  Páginas:       144

 Con un lenguaje claro, conciso sin florituras, directo, Albert Camus nos presenta a un personaje -Meursault- apático, carente de preocupaciones, que parece morir aún viviendo, que parece vivir cuando va a morir.

  "Hoy, mamá ha muerto. O tal vez ayer, no se".

   Así nos presenta Camus al protagonista Meursault, no se puede decir más con tan pocas palabras. Esta primera oración te abruma, imaginas ¿qué sentirá el personaje para no saber con certeza cuando murió su propia madre? La respuesta es clara: apatía. Para Meursault la muerte de su madre es más un problema en tanto en cuanto le obligan a tomar un autobús para dirigirse a Marengo (donde se encuentra la residencia de ancianos donde vivía la madre) que una tragedia. El hecho que no llore en el velatorio o durante su entierro no tiene nada de especial, lo interesante es que asiste como uno más a los acontecimientos que ocurren, como si se tratara de un espectador de lo que ocurre en su vida, y que cuando acabe la función se marchará en busca de otra representación. Y eso es lo que ocurre en el resto de la obra.
  La trama es la siguiente: Muere su madre y el protagonista tiene que marchar a la residencia a velarla y enterrarla, tal como esto sucede vuelve a su apartamento sin ningún tipo de angustia:

  "Pensé que al cabo era un domingo menos, que mamá estaba ahora enterrada, que iba a volver a mi trabajo y que después de todo, nada había cambiado".

  Una vez de vuelta, queda con una chica Marie Cardona que está enamorada de él. El lunes vuelve al trabajo donde su jefe le da el pésame y le pregunta por la edad de la madre que el desconoce (tal era el desapego que hacia todo sentía).
  Nos describe a algunos de los vecinos, Salamano es un anciano que maltrata a su perro y Raymond es un personaje violento que quiere maltratar a una amante porque cree que lo engaña con otro. Le pide a Meursault consejo (no se lo da) y le pide que escriba una carta para atraerla al apartamento, hecho en el que consiente el protagonista no porque esté de acuerdo sino porque sigue siendo un personaje que no se preocupa por lo que sucede a su alrededor, actuando más como un autómata que como un ser humano.
  Cuando la amante de Raymond va, es apaleada por lo que llega la policía. Meursault acude como testigo de Raymond para indicar que le es infiel a Raymond. Este se lo agradece y lo invita a casa de un amigo a la playa, y allí será donde Meursault disparé cinco veces contra un árabe que era hermano de la chica golpeada por Raymond.
  Después es detenido, encarcelado y condenado.
 Veamos entonces como afronta el protagonista todos estos hechos.

  Con Marie hemos visto que les une una relación amorosa. Realmente el no la ama:

  "Por la tarde, Marie vino a buscarme y me preguntó si quería casarme con ella. Le dije que me daba igual y que podíamos hacerlo si era su deseo. Me preguntó si la quería. Contesté, como ya había hecho una vez, que nada significaba eso, pero que ciertamente no la quería... Quería simplemente saber si yo habría aceptado la misma proposición de otra mujer, a la que hubiese estado unido de igual modo. Dije: Naturalmente".

  ¿Tiene algún tipo de sentimiento Meursault? No sufre por la muerte de su madre, ni siente amor hacia su compañera. Se comporta más como un animal que como un ser humano, ¿quizá porque Camus escribe esta obra en plena II Guerra Mundial siendo conocedor de los horrores que se están cometiendo, unas atrocidades dignas más de unos animales que de unos seres humanos? ¿está describiéndonos a través de Meursault al hombre de ese momento?

  Pero con Raymond le ocurre otro tanto:

  "Ahora eres un verdadero camarada, el tuteo me sorprendió. Como repitió su frase, contesté: Sí. A mi me daba lo mismo ser su camarada y el tenía verdaderamente aire de querer serlo".
  
  También rechaza la amistad que le ofrece Raymond. Mejor dicho acepta ser su amigo aunque el no piensa que lo es. Definitivamente se nos presenta como un ser asocial, no parece querer interactuar emocionalmente con nadie lo que lo aísla de la sociedad pero a pesar de ello Meursault es feliz a su manera.
  Todo lo descrito hasta ahora nos muestra la personalidad del protagonista mientras "muere cuando vive", que sería la primera parte de la novela. Esta parte finaliza con el asesinato del árabe:

  "El gatillo cedió, toqué el pulido vientre de la culata y fue así, con un ruido ensordecedor y seco como todo empezó. Sacudí el sudor y el sol.
  Comprendí que había destruido el equilibrio del día, el silencio excepcional de una playa donde había sido feliz. Entonces, disparé cuatro veces sobre un cuerpo inerte en el que se hundían las balas sin que lo pareciese.
  Fueron cuatro golpes breves con los que llamaba a la puerta de la desgracia".

  Si la primera parte comienza con una frase genial, termina con otra que no le va a la zaga. Lo realmente importante es que Camus nos indica el cambio que se va a producir en el personaje ya que a partir de estos momentos se iniciará un leve cambio en él. Y es leve el cambio porque realmente durante todo el proceso jamás se siente arrepentido por el asesinato, ni muestra emoción alguna, al igual que en ocasiones anteriores Meursault parece ser un espectador de su propia vida

  Si en El Proceso de F.Kafka el protagonista no conoce en ningún momento el motivo por el que es encausado, en El Extranjero Meursault es consciente en todo momento del motivo puesto que es sabedor de que ha cometido un asesinato.
  Entre ambas obras hay un nexo de unión y es la opresión que sienten los protagonistas mientras se instruyen los casos y se celebran los juicios. En el primer caso porque el acusado desconoce los motivos por los que se le va a enjuiciar, y en el segundo porque el acusado es objeto de numerosas críticas por parte del fiscal y la opinión pública más que por el asesinato en sí por su forma pasiva y apática de actuar:

  "¿Se le acusa, en fin  de haber enterrado a su madre o de haber matado a un hombre? El público río. Pero el fiscal se levantó de nuevo, se envolvió en su toga y afirmó que era necesaria la ingenuidad del honorable defensor para no advertir que había entre los dos órdenes de hechos una relación profunda, patética, esencial. Sí -exclamó con fuerza- acuso a este hombre de haber enterrado a una madre con un corazón de criminal".

  Realmente a Meursault se le juzga en la obra por su desgana vital, por su falta de emociones y sentimientos; y la sociedad lo condena por eso, no por el hecho de asesinar, sino por el hecho de no mostrarse como un ser social. De manera que la condena será la mas dura posible: Meursalt sería decapitado:

  "Oí después una voz sorda que leía algo en la sala. Cuando el timbre volvió a sonar, se abrió la puerta de mi estrecho reducto y el silencio de la sala subió hacia mí, el silencio y la rara sensación que tuve al comprobar que el joven periodista había apartado los ojos. No miré hacia el lado de Marie. No tuve tiempo porque el presidente me dijo en forma extraña que se me decapitaría en una plaza pública y en nombre del pueblo francés".

  Una obra enriquecedora, que tal y como nos cuenta Mario Vargas Llosa es adelantada a su tiempo porque nos muestra al ser humano que surgirá tras la II Guerra Mundial, y además nos mostrará como la sociedad intentará encauzar la vida de todas estas personas que se apartan de lo establecido por ella misma.

  Os dejo una canción del grupo The Cure inspirada en esta obra Killing an arab:

     video

Y este trailer excepcional que os recomiendo que veáis porque resume a la perfección el libro de Camus:

     video