domingo, 9 de junio de 2013

EL CORAZÓN DE LAS TINIEBLAS de Joseph Conrad

EL CORAZÓN DE LAS TINIEBLAS

  Escrita por Joseph Conrad fue publicada primero por entragas en 1899 para posteriormente y debido a su éxito se publicara como libro en 1902

  Personajes: Marlowe y Kurtz.


     FICHA:

     Editorial:     Galaxia Gutenberg
     Año:           2007
     Formato:    Tapa dura
     Páginas:      160
     Precio:       29,90 euros

  La obra de Conrad se escribe justo en el momento en el que el mundo comienza a conocer los desmanes que las grandes potencias del momento (Gran Bretaña y Francia)  están realizando en sus colonias. Hasta ese momento la población (poco informada al respecto) creía que las colonizaciones se realizaban por el bien de los territorios colonizados, para llevarles la civilización, cuando en realidad todos sabemos que al igual que hoy en día, esta colonización lo único que buscaba era obtener unos recursos económicos suficientes para la metrópolis, así como tener un mercado para sus productos excedentes. Las metrópolis así conseguían unas materias primas a unos precios irrisibles, mientras colocaba en estos territorios colonizados las manufacturas a unos precios mayores incluso de los que tenían en su territorio.
  Además en un momento en el que la población crecía desmesuradamente, el mantener un imperio colonial le servía a la metrópolis para hacer un trasvase de población y de esta manera evitar problemas sociales (en unos años en el que el sindicalismo estaba cobrando una mayor fuerza debido a las malas condiciones de trabajo de los obreros).

  Este es el contexto en el que se publica la obra, dicho lo cual cabría preguntarse si en El Corazón de las Tinieblas Conrad hará una protesta contra los abusos de la metrópolis o estará a favor del colonialismo.
  Una vez leída la novela llego a la conclusión que Conrad no ataca abiertamente esta forma de imperialismo aunque si de manera indirecta hace algunos comentarios contra ella.Hay algunos fragmentos que lo demuestran como por ejemplo:

 "Toda Europa participó en la educación de Kurtz. Poco a poco me fui enterando de que, muy acertadamente, la Sociedad para la Eliminación de las Costumbres Salvajes le había confiado la misión de hacer un informe que le sirviera en el futuro como guía. Y lo había escrito... El párrafo inicial sin embargo, a la luz de una información posterior, podría calificarse de ominoso. Empezaba desarrollando la teoría de que nosotros los blancos, desde el punto de vista de la evolución a que hemos llegado, debemos por fuerza parecerles a ellos (los salvajes) sobrenaturales..."

  Para Joseph la Sociedad para la Eliminación de las costumbres Salvajes sería la Conferencia de Berlín celebrada en la ciudad alemana en 1885 donde se realizó el reparto de África entre las principales potencias del momento. El nombre que le da Conrad a esta Conferencia deja claro el pensamiento del autor.
  Kurtz es el personaje que describe el sentir de estas potencias coloniales:

  "No había ninguna alusión práctica que interrumpiera la mágica corriente de las frases, salvo que una especie de nota, al pie de la última página, escrita evidentemente mucho más tarde, con mano temblorosa, pudiera ser considerada como la exposición de un método. Era muy simple y, al final de aquella apelación patética a todos los sentimientos altruistas, llegaba a deslumbrar, luminosa y terrible, como un relámpago en un cielo sereno: ¡Exterminad a estas bestias!".

  Nos encontramos en medio de una lucha entre los que defienden el colonialismo como medio de apropiación de lo ajeno sea cual sea el método, y los que tienen ciertos resquemores por los medios utilizados para conseguir el fin.

  Por otro lado lo que aparece en la novela es la relación existente entre el ser humano y la naturaleza salvaje. Tengamos en cuenta que a finales del s.XIX aún quedaba mucho por descubrir de África:

  "Debo decir que de muchacho sentía pasión por los mapas. Podía pasar horas enteras reclinado sobre Sudámerica, África o Australia, y perderme en los proyectos gloriosos de la exploración. En aquella época había en la tierra muchos espacios en blanco, y cuando veía uno en un mapa que me resultaba especialmente atractivo (aunque todos lo eran), solía poner un dedo encima y decir: Cuando crezca iré aquí... Pero había un espacio, el más grande, el más vacío por así decirlo, por el que sentía verdadera pasión.
  En verdad ya en aquel tiempo se había llenado de ríos, lagos, nombres... Se había convertido en un lugar de tinieblas...".

  Y esas ganas de explorar de encontrarse a uno mismo es lo que más destaca en la novela; la sorpresa ante un gran río, ante una selva salvaje que te sorprende en cualquier lugar. Era la vuelta del ser humano civilizado a sus orígenes más remotos. Y para ello utiliza varios símiles. De esta manera el marino Marlowe les comenta a sus compañeros de navío cuando están arribando a Londres:

  "Estaba pensando en épocas remotas, cuando llegaron por primera vez los romanos a estos lugares, hace diecinueve siglos... Imaginadlo aquí (al romano) en el mismo fin del mundo, un mar color de plomo, un cielo color de humo... bancos de arenas, pantanos, bosques salvajes. Sin los alimentos a los que estaba acostumbrado, un hombre civilizado, sin otra cosa para beber que el agua del Támesis..."

  Para mas tarde el mismo Marlow decir cuando describe el gran río africano :

  "Remontar aquel río era regresar a los mas tempranos orígenes del mundo, cuando la vegetación se agolpaba sobre la tierra y los grandes árboles eran los reyes...".

  Es decir diecinueve siglos después de la colonización romana de Britania, los ingleses hacían lo mismo en ese África salvaje y desconocido.
  Finalmente se aprecia que la naturaleza acaba venciendo a muchos de los que luchan contra ella, es el caso de Kurtz, no porque muera a causa de ella, sino porque lo alcanza la locura. Podríamos decir una locura que  no lo envilece sino que lo mimetiza con el lugar. Kurtz llegó siendo un colonizador que todo lo consigue, que llega a ser considerado por los africanos un dios, que los propios hombres blancos lo envidian por los beneficios económicos que le da a la Compañía, pero que con el pasar de los años acaba amando a los negros, toma sus costumbres e incluso toma a una mujer negra como amante (o eso da a entender):

  "Dirigí los binoculares hacia la casa. No se veían señales de vida, pero allí estaba el techo arruinado, la larga pared de barro sobresaliendo por encima de la hierba... me habían llamado la atención a distancia, los intentos de ornamentación que contrastaban con el aspecto ruinoso del lugar... Entonces examiné con mis lentes cuidadosamente cada poste, y comprobé mi error. Aquellos bultos redondos no eran motivos ornamentales sino simbólicos. Eran expresivos y enigmáticos... Hubieran sido aún mas impresionantes, aquellas cabezas clavadas en las estacas si sus rostros no hubiesen estado vueltos hacia la casa. Solo una, la primera que había contemplado, miraba hacia mí... La selva había logrado poseerlo pronto y se había vengado en él de la fantástica invasión de que había sido objeto"

  Este es el auténtico tema central de la obra. En mi opinión lo mejor del libro es cómo escribe Conrad, en cambio me ha decepcionado bastante la historia. Esperaba algo más parecido al Informe del Viaje al Congo de Roger Casement que podemos encontrar en el libro La Tragedia del Congo editado por El Viento en 2010.
  Y esperaba esa similitud porque ambos (Joseph Conrad y Casement) coincidieron en el Congo antes de que el escritor de origen polaco escribiera El Corazón de las Tinieblas. Y ya en ese encuentro vieron la manera de explotar a la colonia que tenía el rey belga Leopoldo. Mientras que el primero lo denunció de una manera suave, Casement fue mucho más claro y contundente en su Informe. Gracias a este informe (1904) recibió un año después La orden de San Miguel y San Jorge y en 1911 fue nombrado caballero.
  Una obra para leer pausadamente, sin prisas y sin creer que el lector se va a ver inmerso en una novela de protesta y aventuras.

  Os dejo un documental sobre Conrad y su obra que espero os guste:

video


video


video


video


video

     Y ya por último y para despedirnos hacer constar que este libro de Conrad sirvió al genial cineasta Francis Ford Coppola para realizar su obra Apocalypse now de la que dejamos la escena en la que el coronel Kurtz habla sobre el horror, tal y como hace el protagonista dela novela poco antes de morir.


video