sábado, 23 de noviembre de 2013

EL 19 DE MARZO Y EL 2 DE MAYO. LOS EPISODIOS NACIONALES de Benito Pérez Galdós

  19 DE MARZO Y EL 2 DE MAYO

  Tercera entrega de la primera parte de los Episodios Nacionales de Benito Pérez Galdós.
  Personajes: Gabrielillo, Inesilla, Don Celestino, Restituta, Mauro, Juan de Dios


FICHA:

Editorial:  Destino
Formato:  Tapa Dura
Año:         2005
Páginas:  125
Precio:     30 euros

  Esta novela tiene como telón de fondo dos sucesos fundamentales de la historia de España: el motín de Aranjuez y el levantamiento del dos de mayo, aunque Galdós comete el error de situar el motín el 19 de marzo cuando realmente se produjo entre el 17 y 18 de marzo no significa que en la novela cometa más errores históricos.

  El argumento se basa en esta ocasión en las relaciones que se van a establecer entre Inesilla y sus tíos Mauro y Restituta. Estos que siempre habían renegado de Inés y su difunta madre aparecen por Aranjuez para llevarsela con ellos a Madrid a compartir sus riquezas. Don Celestino (párroco de Aranjuez y protector de Inés) lo ve con buenos ojos pero Gabrielillo recela y con razón pues son muchos los años que han pasado sin ver a la sobrina.
  En estos momentos se produce el motín de Aranjuez. Este se produce por varios motivos, el principal el descontento que tiene el pueblo respecto a Godoy del que piensan que es el amante de la reina, y que es quien está dejando el país en la ruina.
  Además había corrido el rumor que en el Tratado de Fontainebleau (1807) firmado con Francia se había acordado el reparto de Portugal quedando dividido este país en tres territorios que pasarían uno a manos de Francia, otro a España y el tercero para Godoy.
  Por otro lado tenemos a una Iglesia católica soliviantada por la desamortización llevada a cabo en 1798 (posesiones de la Iglesia que fueron "expropiadas" a la Iglesia para obtener fondos con los que hacer frente al endeudamiento que poseía la Hacienda Real), de manera que quieren a otra persona en el poder que les devuelva lo que el Estado les "quitó".
  Y por último tenemos a las tropas francesas que en teoría entraban en territorio español para conquistar Portugal, y que en cambio se iban acuartelando en Pamplona, Burgos, Barcelona... y controlaban las vías de comunicación que unía Madrid con el norte de España. Es lógico pensar que el rey Carlos IV fuera trasladado a Aranjuez para en caso de ataque francés a Madrid el rey pudiera huir hacia Sevilla o Cádiz y así embarcarse hacia América.

  Todo esto es lo que provoca el motín. Los sucesos acaban con la caída de Godoy tal y como nos narra Galdós que aparece en su palacio escondido y está a punto de ser linchado por la población. Aquí el autor nos muestra lo conservador de su pensamiento puesto que en varias ocasiones nos indica que las revueltas en general no llevan a nada.

  Sigamos con la historia. Inesilla se encuentra ya en casa de sus tíos cuyo plan es ya evidente. Conoceder de que posiblemente su sobrina sea la hija de una alta personalidad de la corte desea desposarla para mejorar aún más su posición económica y social.
  Como Inés no quiere casarse entre Mauro y Restituta la recluyen en una habitación por lo que no tiene contacto con nadie a pesar de que Gabrielillo ha entrada en esa casa como sirviente.

  En estas circunstancias se produce el levantamiento del 2 de mayo. Galdós apenas nos explica los motivos que provocaron el levantamiento. El principal es el secuestro de Carlos IV y el futuro Fernando VII en Bayona por parte de Napoleón. Ese día llegan las noticias a Madrid y se produce el levantamiento tan magnificamente narrado por Galdós.


  La crueldad de los mamelucos y los dragones franceses quedó inmortalizada por el genial Francisco de Goya y Lucientes.
  La historia continúa y Gabrielillo consigue liberar a Inesilla pero en medio de la vorágine pierde el contacto de de ésta y Don Celestino hasta que los encuentra en un cuartel donde pueden ser fusilados (ya estamos a 3 de mayo). Finalmente Inesilla es liberada pero Gabrielillo será fusilado ¿morirá? esa duda nos la quiere dejar Galdós pero es evidente que no´muere puesto que el libro está escrito en forma de memoria... Lo que es evidente es que nuestro protagonista podría haber sido uno de los que tan magistralmente pintó Goya en su famoso Fusilamientos del 3 de mayo:



  Y como no podía faltar en una novela de Galdós encontramos algún pasaje donde se critica a los españoles por lo poco emprendedores que eran. En el siglo XIX (al igual que en todo el Antiguo Régimen) España aún carecía de una burguesía fuerte, y en la mayoría de los casos lo que estos pretendían era conseguir riquezas para posteriormente comprar un título y convertirse en nobles. Y por supuesto a continuación invertir en tierras en lugar de arriesgar en industria (de ahí que la Revolución Industrial llegara tan tarde a nuestro país, pues no llegó hasta el siglo XX). Así nos lo muestra en el diálogo que mantienen Restituta, Mauro y Don Celestino al principio de la novela:

  "-... Si fuera a hacer caso de esta, compraría tierras y más tierras. A esta no le gusta más que las fincas.
   - Y con razón: si este me hiciera caso -dijo la hermana mirando otra vez sucesivamente a los circunstantes- todas nuestras ganancias se emplearían en tierras de labor."

  Con una burguesía así ¿cómo nos íbamos poder equiparar con Inglaterra, Francia o resto de potencias europeas? Con razón nos quedamos anclados en el Antiguo Régimen mientras que nuestros vecinos alcanzaban la modernidad..

  Patriota. Esta palabra define a Galdós indiscutiblemente. Pocas veces en nuestra literatura se ha expresado de una manera tan trágica lo que en el siglo XIX sentía una persona como español:

  "...¡Viva España! ¿vosotras sabéis lo que es España? Pues es nuestra tierra, nuestros hijos, los sepulcros de nuestros padres, nuestras casas, nuestros reyes, nuestros ejércitos, nuestra riqueza, nuestra historia, nuestra grandeza, nuestro nombre, nuestra religión. Pues todo eso nos lo quieren quitar. ¡Muera Napoleón!"
  
  Esta arenga la podría haber firmado perfectamente el General Castaños antes de que se iniciase la Batalla de Bailén, pero esa es otra historia de la que hablaremos en la siguiente novela de Benito Pérez Galdós.