jueves, 21 de abril de 2016

EL DIABLO A TODAS HORAS de Donald Ray Pollock



  Aviso: Knockemstiff (de la que ya escribimos aquí) es un libro amable comparado con éste. Nos vamos a encontrar con una novela impactante, dura e impresionante. He leído en algunos blogs que quieren crear opinión que después de leer a Faulkner, Pollock sobra.Y claro uno piensa, pues joder después de leer a Homero, Cervantes o Dostoievski ¿para que leer a otros si éstos son la cima de la literatura universal? Pero es que además me gusta más Pollock que Faulkner ¡que le vamos a hacer!

  Entrando ya en faena os comento porque me ha gustado tanto esta obra: el argumento es perfecto y se sustenta sobre unos personajes que son sorprendentes:
  1. Arvin, el joven que sufre la muerte de su madre por cáncer y el suicidio de su padre. No se achanta ante nada.
2. El predicador Roy y su acompañante Theodore (lisiado) el primero asesina a su esposa creyéndose un dios que la puede resucitar. Cuando comprueba su error huye.
3. Carl y Sandy, los cazadores,se dedican a ir por las carreteras de la América profunda recogiendo autoestopistas a los que asesinan y con los que se fotografían. Sandy para más inri es hermana del corrupto Sheriff.
4. El lascivo predicado Teagardin que se acuesta con todas las jovencitas que puede ,incluida la "hermanastra" de Arvin, Lenora a la que deja embarazada y que acaba suicidándose.
  Y todos estos acompañados de una galería de personajes secundarios que nos dejan sin respiración.

  Vayamos al grano. Los primeros capítulos nos presentan a  Arvin y su padre - los protagonistas-. El padre participa en la II G.Mundial (no en la I tal y como indica la propia editorial en el libro) y describe algunos hechos muy duros como el ocurrido en la isla Salomón donde se encuentra a un soldado americano crucificado y desollado por los japoneses. Ojo que ya desde las primeras páginas Pollock nos anticipa la dureza de lo que nos va a narrar...
   El pobre Arvin a parte de tener a un padre tarado, tiene a una madre enferma de cáncer lo que provocará que su esposo -ya "tocado" desde su participación en la guerra- caiga en una depresión enorme que lo lleva al bosque a rezar a unas cruces realizadas por el mismo con troncos. Como la esposa no mejora crucifica animales -quizá rememorando lo que vio en las islas Salomón- y como sigue sin mejorar asesina al dueño de la casa en la que viven. Todo con mucho sentido como pueden comprobar.
   Como la vida es una mierda y a quien le va mal, aún le puede ir peor, al pobre de Arvin se le acaba muriendo la madre  y su padre no tiene otra cosa que hacer que  suicidarse el mismo día del entierro - quizá para ahorrar gastos del mismo-. Y ya tenemos a nuestro protagonista adolescente y huérfano viviendo en una mierda de casa aislado de todo bicho viviente. El futuro es poco alentador.

  En estos momentos Pollock cambia de protagonistas e iniciamos el capítulo de "Los Cazadores" -el nombre nos da una pequeña pista de lo que vamos a encontrarnos...-. Resulta que la hermana del Sheriff, Sandy se lía con un tío, Carl  que de vez en cuando sale por las carreteras de cacería; pero sus victimas no son animales sino jóvenes autoestopistas que previamente  Sandy se ha ventilado mientras su amante les hace fotos para a continuación asesinarlos.
  Mientras el Sheriff, un corrupto que está iniciando la carrera de reelección, se entera que su hermana es puta y claro corre el riesgo de que se corra -la voz-.y pierda las elecciones...

  Cambiamos de tercio y nos encontramos con dos nuevos protagonistas: Roy y Theodor ( invalido en silla de ruedas), que trabajan para un circo. Uno se lía con la mujer pájaro (fea con cojones) y el otro toca la flauta de carne de un payaso. Son despedidos cuando encuentran al invalido tocando la bragueta de un menor. Pero esto no es todo pues anteriormente Roy había asesinado a su esposa creyendose Dios ya que creía que la podría resucitar, incitado por Theodor que estaba enamorado de Roy.
  De momento da miedo encontrarse con cualquiera de estos personajes por la calle...

  Volvemos al joven Arvin que siguiendo los consejos de su difunto padre se dedica con el paso de los años a dar palizas a todo aquel que insulta a Leonora (hija que Theodor tuvo con su esposa a la que asesinó). muy fea por cierto.
  Las palizas son tan grandes que casi siempre está a punto de matar a sus rivales. Y el lector llegado a este punto piensa -joder para un personaje más o menos inocente que quedaba, y resulta que se convierte en un matón de barrio- ¡qué le vamos a hacer!
  Aún podría ser peor, y tratándose de Pollock pues evidentemente la situación empeora porque al pueblo llega un nuevo Predicador que  es un salido que se tira a todas las jovencitas que puede; entre ellas la fea de Leonora a la que deja embarazada. La pobre es abandonada por el susodicho y voilá que nos vamos de entierro porque la chica decide suicidarse. A estas alturas he perdido el número de muertos y ¿vosotros?

  Arvin que recordemos se convirtió en el defensor de la chica descubre el suceso y se carga al predicador. Hecho importante porque es el primer cabrón que realmente muere porque se lo merece pero claro a Arvin no le queda más remedio que huir y como el coche está a punto de pasar la revisión en Midas pues se tiene que dedicar a hacer autostop.

  Por otro lado Theodor muere (mala vida de alcohol básicamente) y Roy se marcha haciendo autostop hasta que lo encuentras Carl y Sandy,,, mmm parece que las historias empiezan a entrelazarse, por lo que el lector ya no puede dejar de leer.

  Y claro llega un momento en el que tenemos a dos cazadores de autoestopistas y a un tío que huye haciendo autostop ¿qué puede ocurrir? Pues si, eso mismo que están pensando: Carl y Sandy cogen a Arvin y tratan de engatusarlo, bueno de eso se encarga la chica pero nuestro protagonista no tiene un pelo de tonto y mira tu por donde se carga a otros dos cabrones -y lleva ya tres- . Sin darse cuenta se está convirtiendo en un superhéroe que está quitando de en medio a toda esa escoria que estaba consiguiendo esquivar a la justicia.

  ¿Y ahora qué? se preguntarán. Pues ahora comienza el suspense ya que Arvin se encuentra un par de carretes  y una foto que muestran las atrocidades cometidas por Carl y Sandy.
  Mientras el Sheriff una vez que encuentra el cuerpo de su hermana y cuñado se marcha a casa de estos donde encuentra doscientas fotos que pueden arruinarle la carrera así que las quema y va a por Arvin al que han identificado como posible asesino del predicador. Y oye el Sheriff que no tiene un pelo de tonto piensa que si se lo carga  quedará como un héroe y podrá ganar de nuevo las elecciones de manera que va a por el. El enfrentamiento final como si de un duelo de pistoleros del oeste se tratara se produce en la colina de las Cruces.

  Y ya está: hay otro muerto pero no les cuento quien es; que les he dado masticada la novela,  así que al menos hagan el esfuerzo de terminarla...

  En resumen: novelón que describe a las mil maravillas los rincones más oscuros del alma del hombre que sobrevive en la América profunda y que cuenta con numerosos asesinatos, corrupción policial, prostitución, vouyerismo, suicidios...


  Una última reflexión, la forma de escribir de Pollock, de describir a sus personajes e incluso de mostrarnos la tierra en la que viven me recuerda  muchísimo a la filmografía de los hermanos Cohen de sus primeros años, sobre todo a la insuperable "Fargo". Lean la novela y al día siguiente disfruten de "Fargo" y ya me contarán.