viernes, 29 de enero de 2016

EL CORONEL CHABERT de Balzac

  El Coronel Chabert de Balzac


  La historia que nos relata Balzac en esta ocasión es conmovedora (una vez más, nos muestra la facilidad con la que es capaz de llegar a lo más hondo del corazón humano). El coronel Chabert es un militar que en la batalla de Eylau es dado muerto y tirado a una fosa común donde recuperará la conciencia y logrará salir de ese infierno en la tierra (imagínense despertar una mañana rodeados de cadáveres, miles de ellos; sobre y bajo decenas de manos, brazos, cabezas y piernas inertes, cubiertos de sangre propia y ajena...).
  Pero antes de seguir expliquemos brevemente esa batalla de Eylau. Ésta se produjo en 1807 y enfrentó a los ejércitos de la Francia Napoleónica con los de Rusia. Tras las victorias de Napoleón en Austerlitz en 1805 y Jena en 1806 donde los ejércitos de la coalición (sobre todo el prusiano) fueron duramente derrotados, Napoleón decide perseguir los restos de éstos y de camino aniquilar al otro gran ejército que se le oponía en el continente: el ruso. Se produce la batalla en la que mueren unos 45 mil soldados entre ambos ejércitos pero de madrugada, el ejército ruso inicia una retirada de la que los franceses no son conscientes. Cuando lo son ya es demasiado tarde para perseguirlos de manera que en teoría la victoria es del ejército napoleónico aunque en la práctica no consiguió su objetivo de derrotar por completo al ejército ruso. En esta batalla los rusos iniciaron por primera vez la táctica de "tierra quemada" (esta vez en territorio polaco) que tan buenos frutos les daría al año siguiente tras la invasión francesa de su país.

  Hecha esta aclaración histórica nos ponemos en la piel de Chabert. El coronel tiene que recorrer miles de kilómetros hasta que llega a Francia y lo hace a pie así que imaginen la cantidad de tiempo que tardará en conseguirlo así como las penurias que tuvo que sufrir el pobre hombre. Al salir de "su infierno" cura sus heridas en casa de unos campesinos polacos con los que vive unos años hasta que se restablece por completo e inicia su Odisea particular. Y es que encontramos multitud de similitudes entre El Coronel Chabert de Balzac y La Odisea de Homero. Ambos van a una guerra, sufren sus consecuencias e inician un regreso a casa esperando ser bienvenidos por todos aquellos que dejaron atrás.
  Ambos son dados por muertos y tienen que luchar por recuperar lo que es suyo. Pero la gran diferencia que hay entre ambas novelas es "la dignitas" (ya se que es un concepto de época romana y no griega pero no encuentro otro que se asemeje a lo que quiero contar) que poseían Penélope por un lado y la condesa Ferraud (esposa de Chabert) por otro.
   La primera contaba con una gran reputación dentro de la polis en la que vivía -Itaca- y poseía unos valores éticos y morales intachables que le "prohibían" contraer matrimonio con nadie aunque Odiseo hubiese sido ya dado por muerto y fuera cortejada por decenas de nobles griegos que querían poseer todas las riquezas del desaparecido incluida su esposa. Ella manteniendo en todo momento su "dignitas" aguantó hasta la llegada de su marido que tuvo que utilizar la violencia para recuperar todo aquello que le había sido usurpado ( podéis leer aquí la reseña ).

  Por otro lado tenemos a la condesa, que en cuenta se le notifica la muerte de Chabert contrae segundas nupcias con un noble arribista recibiendo la herencia de nuestro héroe. Cuando el coronel aparece en escena ninguno lo reconoce o mejor dicho no desean hacerlo porque perderían todo lo conseguido durante la ausencia de Chabert. En esta situación nos encontramos con un militar francés que vuelve creyendo que va a ser recibido como un héroe y con los brazos abiertos y que en cambio se encuentra con que es rechazado y ninguneado. Pero Chabert no utilizará la violencia para recuperar lo que es suyo, no, Chabert acude a un magistrado que por la vía legal intentará ayudarlo.

  Encontramos más diferencias entre Penélope y la condesa, pues si hemos comentado la importancia que cobra "la dignitas" en la persona de la primera, en la segunda ésta no aparece ni por asomo, comenzando por su extracción social. Y es que la condesa antes de contraer matrimonio con Chabert era prostituta... Las diferencias entre ambas esposas son evidentes.

   Por otro lado nuestro protagonista no es consciente de que se encuentra ante una nueva sociedad pues hemos pasado de una - la napoleónica- en la que los valores militares como el honor eran los que marcaban la importancia social del individuo a una -la de la Restauración- en la que el dinero y su posesión son los que te elevaban o descendían en esa escala social. Y evidentemente ni la condesa ni su nuevo marido iban a renunciar a ello.

  De lo que sucede a continuación no les voy a contar nada más, pero si me gustaría comentarles la manera tan elegante que tiene Balzac de fundir algunas de sus novelas dentro "La Comedia Humana". En "El Coronel Chabert"  utiliza la última página para nombrar algunas de sus novelas como por ejemplo  "El pobre Goriot"  para conseguir  darle un sentido unitario a su gran obra.


  En definitiva una gran novela que deben leer.