lunes, 3 de noviembre de 2014

TODO SE DESMORONA de Chinua Achebe


  Todo se desmorona

  Escrita por el nigeriano Chinua Achebe fue publicada en 1958 siendo en la actualidad considerada como una de las cien mejores novelas escritas en inglés según la revista Time y entre las cien mejores novelas de todos los tiempos según el Club de Libros de Noruega.

  Personajes: Okonkwo, Ikemefuno.



  FICHA:

  Editorial:    Debolsillo
  Formato:     Tapa Blanda
  Año:            2010
  Páginas:       208
  Precio:         9,95 euros
  Traductor:   J.M Álvarez Flores

¡¡¡Vaya libro!!! Para que después digan que las listas  que sacan de vez en cuando algunos periódicos o asociaciones del tipo "los mejores libros del..." no sirven para nada (aparece en casi todas, por ejemplo en la del "Club del libro de Noruega" que lo incluye entre los 100 mejores libros de todos los tiempos).
  Vayamos por partes. En la primera Achebe nos muestra las formas de vida en la Nigeria de finales del XIX, más en concreto en unos territorios que aún no habían sido colonizados por los británicos y donde el hombre blanco no había puesto aún sus pies.
  De esta manera nos muestra como los espíritus (hombres vestidos y pintados de manera especial, cubiertos con caretas) son los que se encargaban de imponer justicia; o cuáles eran los alimentos fundamentales en su dieta (vino de palma -que vete tu a saber qué y cómo es- ñame -especie de patata- y nueces de cola). Su atrasada forma de cultivar la tierra seguía siendo el de roza (quemar para que las cenizas sirvieran de abono con el problema que ello suponía puesto que las tierras pronto se agotaban); la conformación de una sociedad guerrera que respetaba sobre todas las cosas el valor y la edad; la alta tasa de mortalidad infantil...
  Y todo salpicado de historias que las madres contaban a sus hijos cuando iban a dormir.

   En la segunda parte -que es tan buena como la primera- aparece por fin  el hombre blanco. En esta ocasión son unos misioneros lo que aparecen para golpear a esta "primitiva" sociedad africana.
  Lo primero que hacen es anunciar que sus dioses son falsos. Me parece curioso que el método de conversión que usaron los ingleses fuera muy parecido al que llevaron los españoles tres siglos atrás (sin el famoso requerimiento) y que jalonaron la famosa "Leyenda Negra" que los ingleses tanto explotaron contra los hispanos de los siglos del Antiguo Régimen; pero aún más chocante es que los indígenas africanos sintieron lo mismo que los aztecas, incas o mayas cuando vieron que el dios cristiano vencía a los suyos (en este caso los africanos ceden una parcela maldita a los sacerdotes cristianos para que construyan su iglesia pensando que sus dioses los acabará destrozando y matando. Su mundo se viene abajo cuando ven que los cristianos sobreviven y que eso lleva a varias conversiones.)

  Es esta segunda parte la que realmente le da título a la novela porque en ella definitivamente se desmorona la cosmovisión que de la vida tenían los africanos.

  Lo que más me ha gustado de la novela es el posicionamiento del autor respecto a los personajes; su distanciamiento respecto a éstos ofrece trazos de verosimilitud a lo que narra de manera que parece más un notario el que describe los hechos que una persona implicada que nos muestra los hechos con la subjetividad propia de quien sufre las consecuencias de la colonización.


  Por cierto antes que se me olvide el que escribió la ficha del libro en Debolsillo y en Megustaleer no se debió leer el libro y se saltó varias páginas puesto que Okonkwo mata por accidente al hijo de un amigo suyo por accidente y su castigo es el exilio durante siete años; lo que escribe de que debe sacrificar a su hijastro no es cierto puesto que ese hecho sucedió tiempo atrás. Por favor lean las novelas de las que posteriormente van a realizar la ficha para que después los lectores no nos llevemos sorpresas.

  Sin duda nos encontramos ante una obra maestra de la literatura universal.