domingo, 8 de septiembre de 2013

PEDRO PÁRAMO de Juan Rulfo

Pedro Páramo

  Escrita por el méxicano Juan Rulfo en 1955 es considerada una de las obras cumbres de la literatura hispano-americana. El periódico El Mundo la incluyó entre las 100 mejores novelas en español del siglo XX, además ha sido elogiada por autores como  Gabriel García Márquez, Jorge Luis Borges o Carlos Fuentes.

  Personajes: Juan Preciado, Dolores Preciado, Pedro Páramo, Susana San Juan, Miguel Páramo, Fulgor Sedano y Padre Rentería.


  FICHA:

  
  Editorial:         RM
  Formato:         Tapa Dura
  Páginas:          110
  Año:                2011
  Precio:            16 euros

  Nos encontramos ante una obra que si queremos disfrutarla hay que leerla con calma, incluso releyendo algunos párrafos para no perdernos en la trama de la obra, y para disfrutar de pleno con la prosa sencilla y a la vez lírica con la que escribe Rulfo:

  "Por el techo abierto al cielo vi pasar parvadas de tordos, esos pájaros que vuelan al atardecer antes que la oscuridad les cierre los caminos. Luego, unas cuantas nubes ya desmenuzadas por el viento que viene a llevarse el día".

  Del estilo con el que escribe Rulfo destaca: el cruce de historias (por un lado la historia de Juan Preciado y por otra la de Pedro Páramo), el desorden cronológico (Rulfo comienza por el final -la busqueda de Juan de su padre que ya ha muerto-, y la mezcla entre vivos y muertos -parece más una historia narrada por muertos que por vivos-.
  De su vocabulario destacan mejicanismos que nos permiten situar la acción en un lugar muy concreto y que además hacen más real a la obra puesto que si sabemos que Comala está en México que menos que los personajes utilicen términos propios a su cultura:

  "Y ya cuando le faltaba poco para morir vinieron las guerras esas de los cristeros y la tropa echó rialada con los pocos hombres que quedaban. Fue cuando yo comencé a morirme de hambre y desde entonces no me volví a enparentar".

  En cuanto a los personajes es evidente que sobresalen dos por encima del resto. Pedro Páramo es el prototipo del cacique que explota a los campesinos y no tiene ningún tipo de escrúpulo en robar y asesinar si con ello consigue aumentar su poder o a una mujer:

  "Dile a su padre que vaya a seguir explotando sus minas. Y allá... me imagino que será fácil desapareceral viejo en aquellas regiones adonde nadie va nunca ¿no lo crees?
- Puede ser.
- Necesitamos que sea. Ella tiene que quedarse huérfana. Estamos obligados a amparar a alguien ¿no crees tú?
- No lo veo difícil.
- Entonces andando, Fulgor, andando.
- ¿Y si ella lo llega a saber?
- ¿Quién se lo dirá? A ver, dime aquí entre nosotros dos, ¿quién se lo dirá?
- Estoy seguro que nadie.
- Quítale el "estoy seguro que". Quítaselo desde ahorita y ya verás como todo sale bien".

  Lo más curioso de este personaje es el amor que le profesa a Susana San Juan, tanto que la muerte de ella será el fin de Comala, el porqué mejor que lo lean...

  El otro personaje principal es Juan Preciado. Este es uno de los muchos hijos que tuvo Pedro Páramo. Busca a su padre porque su madre Dolores se lo pide pero no lo hace con ánimos de venganza sino con ilusión por conocerlo. Su viaje hacia Comala parece un viaje al infierno, calor, muertos que le hablan... hasta que finalmente muere. Es la antítesis de su padre y de otro hermano -también bastardo, Abundio- que es quien finalmente acabará con Pedro tras una borrachera al verse solo tras la muerte de su esposa.

  Por último me gustaría destacar la figura de otro personaje: el Padre Rentería. Este no tiene el poder terrenal pero si el espiritual y ¡vaya si lo aprovecha!. En ningún momento ayuda al pueblo sino que más bien se sitúa apoyando a Pedro Páramo, tanto que finalmente en un acceso de remordimiento pide perdón ante otro sacerdote que se niega a darle la absolución.
  Por supuesto que nos encontramos ante una velada crítica hacia la Iglesia, que por esos años (principios de los años veinte) seguía apoyando a las ricas oligarquías frente al pueblo al que se suponía debía ayudar.

  Además se hace mención a un hecho histórico fundamental en la historia de México: su revolución. Desde luego Rulfo no lo hace a la manera de Mariano Azuela en su novela Los de abajo o a la de Carlos Fuentes en La muerte de Artemio Cruz. Lo que hace Rulfo es convertir este hecho histórico en un hecho secundario que le sirva para que comprendamos mejor el poder que un oligarca de la época podía llegar a tener. Tanto que incluso conseguía que los revolucionarios estuvieran controlados por él:

  "- Bien. ¿Qué se les ofrece? - volvió a preguntar Pedro Páramo.
  - Como usté ve, nos hemos levantado en armas.
  - ¿Y?
  - Y pos eso es todo. ¿Le parece poco?
  - ¿Pero por qué lo han hecho?...
...- Yo sé la causa - dijo otro-. Y si quiere se la entero. Nos hemos rebelado contra el gobierno y contra ustedes porque ya estamos aburridos de soportarlos. Al gobierno por rastrero y a ustedes porque no son más que unos móndrigos bandidos y mantecosos ladrones. Y del señor gobierno ya no digo nada porque le vamos a decir a balazos lo que le queremos decir.
  - ¿Cuánto necesitan para hacer la revolución? -preguntó Pedro Páramo-. Tal vez yo pueda ayudarlos.
...
  - Les voy a dar cien mil pesos - les dijo Pedro Páramo- ¿Cuántos son ustedes?
  - Semos trescientos.
  - Bueno. Les voy a prestar otros trescientos hombres para que aumenten su contingente... El dinero se los regalo, a los hombres nomás se los presto".

  Fragmento brutal en el que Rulfo nos muestra como con la ayuda del dinero el revolucionario dejaba de serlo tanto y cómo gracias a el, los oligarcas mantenían su poder a costa del pueblo.

  Por lo tanto y en resumen libro para leer con calma si lo que quieres es disfrutar de él, si por otro lado lo que pretendes es una lectura rápida mejor otro tipo de libro puesto que en ese caso este no te gustará.

  Os dejo aquí un fragmento de la película dirigida en 1967 por Carlos Velo y protagonizada por John Gavin. El fragmento hace referencia a la reunión que mantienen los revolucionarios con Pedro Páramo en su hacienda:

video