sábado, 9 de marzo de 2013

Encender una hoguera de Jack London

  Encender una hoguera

  Escrito por Jack London (San Francisco 1876, Glen Ellen 1916) fue publicada en 1908.

  Personajes: Buscador de oro, y perro lobo.


   Ficha

    Edita:          Rey Lear
    Año:           2011
    Páginas:      72
    Formato:     Tapa dura
    Precio:        15,95 euros 

  La biografía de Jack London es tan apasionante como sus obras, quizás estas sean consecuencia de aquella.
  Nación en San Francisco en 1876. Con 17 años se embarca en una goleta rumbo a Japón. Un año después estuvo en la carcel por vagabundo.
  Con 20 años ingresa en la universidad de California pero al no poder permitirse los estudios tuvo que abandonarla un año después. Ese mismo año (1897) se marcha al oeste de Canadá (Klondike cerca del rio Yukon) en la llamada fiebre del oro. Y es esa estancia en Canadá la que le inspirará la creación de sus grandes obras literarias, "Colmillo Blanco" y "Encender una hoguera".


Aquí tenéis una imagen del campamento de Klondike donde estuvo unos meses Jack London.

  London nos narra en este relato la lucha del ser humano con la naturaleza.Al haber vivido en ese territorio tan hostil es posible que el autor viviera o escuchara alguna historia que le sirviera de inspiración para este relato. El protagonista un ser anónimo, cree (contra los consejos de otros buscadores de oro que le indican que siempre que salga en la zona es mejor hacerlo acompañado) que podrá superar las adversidades que el frío le imponga.
  La dura realidad se irá imponiendo poco a poco. En un principio (las primeras horas) aguanta bastante bien porque no encuentra ninguna adversidad. El problema llega cuando se moja los pies e intenta secarlos antes de que se congelen. Aquí se inicia una descripción terrorífica de como va sintiendo el protagonista que la naturaleza se va imponiendo hasta que llega a su fin. Esta descripción por lo realista que es iguala e incluso supera a algunos relatos de terror de Poe.
  Para darle mayor dramatismo al relato, el protagonista va acompañado por un perro que no tiene problemas en superar las advesrsidades.
  Posiblemente nos encontramos ante el mejor relato de Jack London.

  Las ilustraciones corren a cargo de Raúl Arias que ha sido distinguido con varios premios de la organización Society for News Design.