miércoles, 27 de marzo de 2013

Crimen y Castigo de Fedor Dostoievski





CRIMEN Y CASTIGO


PERSONAJES:  Raskólnikov, Sonia, Marmeladov,Pulkeria Raskolnikova, Dunia, Razumijin, Porfiri, Svidrigailov, Piotr Petróvich.



          FICHA

           Edita:          RBA editores
           Año:            2012
           Páginas:       720
           Formato:      Tapa Dura
           Precio:         28 euros


 La novela que comentamos hoy es una de las grandes obras de la literatura universal: “Crimen y Castigo”.

  Algunos lectores verán en esta obra de Dostoievski un “tostón” de 700 páginas en la que el crimen es empezar a leerla y el castigo el transcurso de su lectura. En cambio para otros la lectura de esta novela será todo lo contrario: una joya que nos lleva a conocer todas las pasiones del ser humano a través de la galería de personajes que discurren por la obra, sin ser carente a su vez,de cierta intriga por conocer que es lo que puede llegar a ocurrir en la novela.


En mi caso me he encontrado en la segunda situación de las anteriormente pronunciadas ¿Por qué? A esta pregunta es a la que intentaré contestar a continuación. Empecemos por ver el contexto en el que el genial Dostoievski vivió. Nacido en Moscú en 1821, muere en San Petesburgo en 1881. Algunos acontecimientos iban a influir en la ejecución de sus novelas, por ejemplo la epilepsia que padecía (muchos de los personajes de sus novelas la padecerán también) o la condena a muerte en 1849 acusado de pertenecer a una sociedad secreta y conspirar contra el zar Nicolás I. Finalmente esta condena fue conmutada por una de 5 años en un presidio en Siberia (al que hace referencia en Crimen y Castigo) y otros 5 años en el ejército.

  Fue publicada en 1866 en doce partes en el diario El Mensajero, para más tarde publicarse definitivamente como novela.
  Esta está estructurada en 6 partes más el epílogo. No haremos aquí una sinopsis de la obra sino que explicaremos qué es lo que nos ha llamado la atención de la novela.

  Si hay un personaje fundamental ese es Raskólnikov, auténtico protagonista. Este es un personaje atormentado por la pobreza, que vive en la penuria pero que lo poco que tiene lo da a quien lo necesita tanto como él. No es un personaje atormentado desde que comete el asesinato de Aliona y Lizaveta si no que desde el principio se nos presenta como una persona que tiene en mente cometer un crimen y mediante sus monólogos y sueños nos muestro ese tormento que comentamos que sufre. Especialmente duro es el episodio en el que Raskólnikov sueña como un borracho muljik apalea hasta la muerte a un caballo (en esta edición páginas 108 y siguientes). Cuando se plantea el crimen el protagonista tendrá dudas sobre si realizarlo o no, incluso hace una prueba para comprobar si llegado el momento será capaz de realizarlo. Y una vez que lo realiza… ese tormento se desborda por momentos parece derrumbarse, mientras que otros se enorgullece del acto e incluso se regodea porque la justicia no tiene pruebas para detenerlo.


  Muchos personajes ayudan a conocer a Raskólnikov, comencemos por Marmeladov. Este es un funcionario alcohólico al que encuentra el protagonista en una taberna (no podía ser en otro lugar). Marmeladov es el prototipo en la novela de la persona alcohólica que arruina su vida por culpa de la bebida.    
  Así es despedido de su trabajo y hace que una de sus hijas ejerza la prostitución para mantener a la familia.         El personaje en sí no es de los más importantes de la novela pero es quien presenta a otro de los personajes fundamentales: su hija Sonia.
  Esta es “explotada” por su familia. Se dedica a la prostitución aunque en ningún momento de la novela aparezca ejerciendo como tal. Con lo que gana mantiene a la familia, incluida su madrastra que es quien la arrastra a caer en los fondos de la sociedad, e incluso da a su padre dinero que el utiliza para beber vodka en las tabernas.
  Sonia es importante porque es la única persona a la que Raskólnikov confiesa su crimen. Y lo hace porque para él son dos almas gemelas que se han visto llevados a la pobreza por causas ajenas a ellos. Además aunque él no se da cuenta aparece el amor. Un amor hacia Sonia que no reconocerá hasta que se encuentra en Siberia.
  Se puede decir de Sonia que es el personaje con más fuerza y convicciones de cuantos aparecen en la novela. Ella situada en el último escalón de la sociedad es la única que se mantiene con entereza y que ayuda al resto de personajes a superar las adversidades. En resumen es el pilar en el que se sustenta Raskólnikov para superar su tormento y empezar una vida nueva sin ningún tipo de lastre.

  Y la familia de Raskólnikov, ¿qué papel juega en su vida? Por un lado está Pulkeria Raskolnikova (su madre). A sus 43 años se nos presenta casi como una anciana. Viuda con dos hijos, Raskólnikov es la esperanza que le queda de ver a su familia crecer económicamente. Más importante es el papel de la hermana del protagonista, Dunia. Tal y como solía ocurrir en la Europa del XIX, las mujeres se tenían que sacrificar por el bien del hombre. En esta caso, ¿cuál es el sacrificio de Dunia? El único que podía hacer una mujer hermosa pero perteneciente a una familia “sin posibles”: un matrimonio de convenciencia. Se promete a Piotr Petróvich un auténtico ególatra que la elige para el matrimonio no tanto por su belleza sino por su pobreza para que de este modo dependa de él toda su vida.

  En uno de los diálogos que mantiene con Razumijin y Raskólnikov, defiende el capitalismo duro y puro. Para él, lo primero era uno mismo y por lo tanto sus empresas, si eso se hacía el empresario se enriquecía a costa de unos trabajadores que al menos obtendrían algo para poder subsistir, por lo tanto el capitalismo según Piotr era beneficioso para todos. En cambio, decía que si uno se dedicaba a repartir sus bienes al final todos pasaban hambre (páginas 220 y siguientes). Toda esta ideología capitalista de Petróvich es refutada por Raskólnikov. Si todo vale para enriquecerse entonces también sirve robar y matar…Es decir el meollo de la novela.

  En cuanto a sus amigos solo aparece uno: Razumijin. Encarna muchos valores positivos, credulidad ante todo lo que le diga Raskólnikov, a pesar de llegar a tener dudas en ciertos momentos sobre el hecho de que su amigo cometiera el crimen. Lealtad y amistad hacia el protagonista en todas las circunstancias incluso cuando el propio juez instructor Porfiri (su propio tío) le da a entender que Raskólnikov es culpable del doble asesinato.

  El juez instructor Porfiri Petróvich es el otro gran personaje de la obra. Sus diálogos con Raskónikov son geniales, posiblemente los mejores de la historia de la literatura. En esos diálogos apreciamos la ideología del protagonista de la obra y que influirá decisivamente en uno de los grandes filósofos de la historia Nietzsche.

  En una de las entrevistas entre el juez y Raskólnikov, este defiende la existencia de dos tipos de hombres: el ordinario y el extraordinario. El segundo por el hecho de serlo tiene derecho a incumplir la ley siempre y cuando sea por alcanzar un bien común, incluyendo el asesinato. Por otro lado el hombre ordinario cumple con todas las leyes y persigue a quien no lo haga.
  Parece un embrión de la teoría del “superhombre” que más adelante defenderá Nietzsche, y es que el alemán en su obra “El Crepúsculo de los Dioses” viene a decir que Dostoievski es el único psicólogo del que se puede aprender algo. Solo se diferencian en el cristianismo de Dostoievski, y es que en sus obras siempre aparecen algunos textos bíblicos que sirven de metáfora a algún hecho de la Biblia.

  En el caso de Crimen y Castigo el texto más importante al que hace referencia es a la resurrección de Lázaro ¿por qué lo utiliza Dostoievski? En mi opinión lo que hace el autor es una metáfora de la resurrección. Por un lado tenemos a Raskólnikov, que ha asesinado a dos personas y con la condena a Siberia y el amor que le ofrece Sonia “resucita” en busca de una nueva vida. Se puede decir que su muerte se produce en el momento que asesina, y resucita cuando expía sus culpas mediante la condena judicial y el amor.

  Por otro lado se produce también una resurrección en el caso de otro personaje del que no hemos hablado Svidrigailov. Un noble que había matado a una niña, inducido al suicidio a un siervo y asesinado a su esposa. Además de dedicarse a todo tipo de perversiones sexuales. Todos estos hechos serían su “muerte” ¿cómo lo resucitaría Dostoievski? A través (de nuevo) de la expiación de sus pecados. Reparte sus bienes entre los hijos que quedan huérfanos de Marmeladov (incluida Sonia), y otros necesitados. Una vez que parece quedar en paz y ver que Dunia (a la que acosó hacía ya tiempo) lo vuelve a rechazar decide quitarse la vida.
  Es decir, Dostoievski nos dice que hay dos tipos de resurrecciones. Una la que gracias al amor hace que la persona pueda reincorporarse a la vida en sociedad habiendo purgado ya sus pecados y otra la que sin el amor se hace el bien pero no hay vida después porque no tienes quien te apoye.

  Crimen y Castigo es un libro en el que se describen las pasiones humanas y por eso te atrae desde el principio. El amor representado especialmente por Sonia. Ella ama. Ama a sus hermanos, a su padre (al que da dinero porque se lo pide aunque para ello tenga que prostituirse), a su madrastra (a la que mantiene a pesar de los reproches que en un principio le hacía), a Raskólnikov siguiéndolo a Siberia incluso sin que este le mostrara su amor. En resumen ama a la vida.

  Hay sed de venganza. Una venganza encarnada en el personaje de Piotr Petróvich. Ya hemos dicho que era prometido de Dunia. Al llegar a San Petesburgo visita a su futuro cuñado pero el encuentro no se desarrolla como piensa y acaba con una gran discusión con Raskólnikov. Finalmente Dunia lo rechaza y la venganza que planea Piotr es de lo más cruel. Quiere presentar a Sonia (amiga de Raskólnikov) como una ladrona que le ha querido robar 100 rublos para que así tanto la madre como la hermana de Raskólnikov, renieguen del protagonismo y vuelvan a admitirlo. Finalmente un testigo demuestra que todo lo que cuenta Piotr Petróvich es mentira.

  Fundamental es la avaricia por un lado, y la falta de ella por otro. Avaricia en el caso de la vieja asesinada Aliona Ivanovna. Vive en la miseria, no gasta nada en absoluto, pero en cambio tiene una gran cantidad de dinero, que además no piensa dejar a nadie una vez que muera, sino que pretende dejarlo para que se canten misas por su alma. Y mientras su hermana viviendo también en la miseria como todos aquellos que van a empeñar objetos a su casa.
  La ausencia de avaricia en cambio lo marca el propio asesino de Aliona, Raskólnikov. Una vez que comete el asesinato, roba un monadero y objetos de cierto valor que inmediatamente esconde. Nunca va a por ellos, ni hace uso. Además tiene poco dinero y en el momento que su madre le manda 30 rublos, los utiliza para que la familia de Marmeladov pueda sufragar su entierro.

  La amistad es la que en todo momento demuestra como ya hemos dicho anteriormente Razumijin hacia Raskólnikov. A pesar de los continuos desplantes a los que es sometido, Razumijin hara siempre todo lo que esté en su mano por ayudar a su amigo.

  La perversión encarnado por Svidrigailov. Incluso en sus sueños persigue a niñas o mujeres. Es la depravación hecha hombre.

  Y por supuesto la justicia. Porfiri busca ante todo la justicia, una persona confiesa el crimen, pero el juez instructor está convencido de que el culpable es Raskólnikov. Su problema es que no tiene pruebas, de manera que solo puede intentar que el protagonista confiese ante él. De ahí esos largos diálogos en los que parece que nos encontramos en un combate de boxeo. Donde Porfiri y Raskólnikov lanzan sus ataques y de defienden de la manera más salvaje posible. Finalmente la justicia ve la luz.

  Por todo lo que acabamos de explicar es por lo que recomiendo la lectura de esta obra maestra, si de todos modos hay alguien que opina que es una lectura demasiado densa o lenta, les recomiendo que vean algunas de las versiones cinematográficas que de esta obra se han realizado y que a continuación indicamos:

FILMOGRAFÍA:


  Crimen y Castigo dirigida por Josef von Sternberg en 1935. Se ambienta en San Petesburgo en 1934-35 y cambia el nombre a algunos personajes, no muy fiel como podemos apreciar. Aquí tenemos la escena del crimen:


video




 Crimen y Castigo dirigida por Josef Sargent en 1998 para la televisión. Destaca el actor Ben Kingsley.





 Crimen y Castigo dirigida por Menahem Golan en 2002. El director israelí la contextualiza en la caída del muro de Berlín, el resto lo podéis imaginar…